C/ Loreto, 24 DENIA (ALICANTE)

RESERVAS:
965 77 55 35

facebook picasa

Alternativas a la hamburguesa: receta sana de pollo

Sí, cuando tenemos un hambre voraz, la tentación nos hace fijarnos en uno de los manjares de la gastronomía que más llenan… y de paso, que más engordan: las hamburguesas. Estoy harta de oír y leer que son malas para el cuerpo, ¡con lo que me gustan! Así que he investigado para que podamos zamparnos una buena ‘burguer’ de vez en cuando sin arrepentirnos y sobre todo, sin dañar a nuestro organismo, que es lo más importante.

Salsas. Muchas veces, no es lo que comemos, sino todos los condimentos que le echamos a las recetas en cuestión. Huye de la mayonesa de bote, es más recomendable que adornes la hamburguesa con la que puedas hacer tú mismo. Si no puedes renunciar a ella, al menos que sea algo más sana. En cuanto al kétchup, sucede lo mismo. Las cantidades industriales con los que podemos comer una hamburguesa de cualquier cadena de comida rápida pueden cambiarse si le echamos una pizca de tomate natural. De esta manera, cogerá bastante sabor pero no será una auténtica bomba de relojería.

Pollo. Podemos sustituir la carnaza habitual o el filete que a veces tiene más grasa que condimento por una pechuga de pollo. Pero de pollo a la plancha, que estamos hablando de comer sano. Lo que necesitamos es no empanarlo demasiado ni tampoco utilizar aceite como para todo el vecindario, sino simplemente vuelta y vuelta en la sartén.

Verdura natural. Lo mejor de la hamburguesa es que los ingredientes naturales también son muy sabrosos. Utiliza lechuga recién lavada, tomate cortado en rodajas y cebolla cruda, natural. Normalmente el problema de la cebolla puede venir cuando se carameliza o se fríe con mucho aceite en la sartén. Piensa mejor en tenerlo todo crudo, ¡mucho más rico y sano! Y ya que el pollo no va a crujir, al menos que lo haga la cebolla 😉

Pan. Evidentemente, una hamburguesa lleva dos rebanadas de pan, que para eso es conveniente meter el filete –en este caso de pollo, dentro-. Sin embargo, puedes reducir las calorías si en vez de tostarlo con aceite en la sartén o incorporarle incluso mantequilla –un buen truco americano-, eliges un pan que no tenga miles de calorías y lo montas en tu hamburguesa sana.

¡Seguro que te chupas los dedos!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: