C/ Loreto, 24 DENIA (ALICANTE)

RESERVAS:
965 77 55 35

facebook picasa

Beneficios de la comida sana variada


Que a todos nos gusta de vez en cuando pedir comida a domicilio donde la grasa es la reina de la fiesta no es ningún secreto. Y que todo lo ‘rico’ engorda también es otra gran verdad, pero que realmente somos lo que comemos, y que cuando ingerimos comida sana, nuestro cuerpo lo agradece, eso sí que es una certeza como un templo. Por eso, hoy hablamos de todo lo bueno que puede aportar al organismo -y de paso, a nuestra vida-, el llevar a rajatabla y casi por bandera, una dieta sana y variada. Porque estar estupendos por dentro y por fuera no tiene precio.

No se trata de obsesionarse, de pensar en perder peso como objetivo principal o en empeñarse en tener un cuerpo de escándalo. Esto tiene que ver con tomar la decisión de comer lo que en realidad nos viene bien sin atracones innecesarios que más tarde podrían pasarnos factura. Estas son algunas de las ventajas de la alimentación equilibrada y variada si la ingerimos a diario:

Para la salud. Parece muy obvio, pero el hecho de llevar una dieta salpicada de frutas, verduras, pescado, frutos secos, proteínas y lácteos puede contribuir muy positivamente a que el cuerpo funcione con normalidad. La dieta sana ayuda a que los huesos estén fuertes, a que el estómago no sufra por el exceso de grasa y pueda hacer la digestión de manera regular y a que el organismo tenga un funcionamiento bueno sin problemas de enfermedades. Nuestro corazón no sufrirá, por ejemplo, como sucede en el caso de una alimentación en la que la grasa es la protagonista. (Que sí, que de vez en cuando podemos darnos un súper homenaje, pero siempre no).

-Para tener energía. Cuando comemos bien, esto no quiere decir que tangamos que quedarnos necesariamente con hambre, todo lo contrario. Comer las cantidades que precisa nuestro cuerpo, pero con alimentos que sean nutritivos y buenos para el interior multiplicará la energía y la vitalidad, reduciendo la fatiga y la sensación de hinchazón. Unas verduras al vapor, carne o pescado a la plancha, pasta fresca, arroz integral, ensalada de verano…

-Para el cerebro. ¿Por que negarlo? Llevar a cabo una manera de comer que sea buena para el cuerpo también ayuda a la mente. A su descongestión, a su reorganización, a estar más despejado y a pensar de una manera más eficaz. La memoria, la atención y las funciones cerebrales que necesitamos que estén en forma cada día mejorarán considerablemente si prestamos atención a todo lo que vamos ingiriendo a lo largo del día.

-Para la autoestima. Tal cual suena. Comer sano, estar en forma, elegir con cuidado la ‘gasolina’ que le vamos a meter a nuestro cuerpo cada día, desde el desayuno a la cena, pasando por almuerzo, comida y merienda, contribuirá al amor propio, a sentirnos bien en nuestra piel y con nosotros mismos.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: