C/ Loreto, 24 DENIA (ALICANTE)

RESERVAS:
965 77 55 35

facebook picasa

Por qué beber vino es bueno para la salud


Aunque es evidente que el alcohol ha de consumirse con moderación y no abusar de su ingesta, hoy vengo a hablaros del vino y sus bondades. Sí, porque beber vino puede ser bueno para nuestro cuerpo. Y por eso es conveniente conocer qué tipo de ventajas entraña consumir de vez en cuando una copita o un vaso de vino, siempre con juicio y sin pasarnos, porque puede hacer daño a nuestro organismo. Mientras tanto, ¿quieres saber qué tiene de bueno tomar de vez en cuando

Bueno para el corazón. No me extraña, ¡si está claro que cuando nos bebemos una copita de vino estamos más contentos que unas pascuas! Sí, lo sé, pero no voy en ese sentido. El vino es bueno para el corazón desde el punto de vista médico. No se trata de ‘hartarnos a vino’, sino de beber de vez en cuando una copita. Se previenen las complicaciones cardiovasculares y aumentan los niveles del colesterol bueno. Que luego nos quejamos.

Mejora del riego sanguíneo. Esta razón va hilada con la primera, ya que si es bueno para el corazón, también contribuirá a que el riego sanguíneo funcione muchísimo mejor. ¡Qué buena noticia para bebernos una copita y brindar por la vida con un buen vino tinto!

Potenciador del cerebro. Aunque te parezca una incongruencia,  beberte una copita de vino puede mejorar tu capacidad para pensar mejor. Una copita he dicho, tampoco nos emocionemos que luego los pensamientos se agolpan a lo tonto y el cerebro funciona lento, ya sabemos.

Aliado contra la grasa. A ver si llevamos toda la vida a dieta y resulta que bebiendo vino está todo arreglado… No, tampoco es para tanto, se trata de saber medir, como os he comentado varias veces a lo largo del artículo. Una copita de vino tinto ayuda a mantener a raya esa grasa que no necesitamos. Moviliza la grasa existente y los niveles de obesidad bajan considerablemente.

Bueno para el paladar. Según diversos estudios, acompañar el menú de la comida con una copa de vino tinto en lugar de agua, se perciben mejor los sabores. Las propiedades astringentes del caldo ayudan a que el sabor de la comida quede permanentemente y los alimentos sepan mucho mejor.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: