C/ Loreto, 24 DENIA (ALICANTE)

RESERVAS:
965 77 55 35

facebook picasa

Recetas muy fáciles para comer fruta

¿Os gusta comer fruta? A mí me encanta. Sus beneficios son infinitos para la salud, para el organismo, para sentirnos mejor por dentro y por fuera. Por eso, no es de extrañar que nos digan que tenemos que comer varias piezas al día. Pero bueno, no a todos nos gusta comerla a todas horas, o no somos ‘muy de postre’, o bien nos aburre comer la fruta sola, os doy alternativas para comer distintas frutas en los platos principales.

Arroz con pollo y piña. Es la receta más sencilla del mundo, y solamente hacen falta los tres ingredientes que os he comentado: arroz blanco,  pechuga de pollo a la plancha y piña. No puede ser más fácil de preparar. Mientras ponemos a hervir el arroz blanco, es conveniente cortar en finas tiras la pechuga de pollo para hacerla a la plancha en la sartén. No es necesario que echemos aceite de oliva para nosotros y el resto de la humanidad, sino que con unas gotas es suficiente. Si te gusta que tenga algo más de sabor, puedes añadirle una pizca de sal y pimienta. Cuando hayas terminado, es el momento de cortar en trozos pequeños la piña, y posteriormente se junta todo: arroz, pollo y piña. ¡Y listo!

Ensalada de atún y manzana. Esta es otra receta muy sencilla para comer fruta a la vez que ingieres otro tipo de alimentos. Los ingredientes principales son la manzana verde y el atún en lata. Podemos aportar también lechuga o canónigos, queso de cabra en cuadraditos y también tomates cherry para que tenga más sabor. De esta manera estaremos comiendo una buena receta que está riquísima. Si nos parece insípido, tal vez sea el momento de echarle salsa de yogur para que quede aún más rico. (Yogur natural, aceite de oliva y un poco de sal).

Salmón a la naranja. La última receta que os traigo en esta ocasión combina la fruta con el pescado, un alimento que es muy conveniente para nuestra dieta. No puede ser más fácil, solamente necesitamos una rodaja de salmón combinada por media naranja por comensal, sal y pimienta y a comer. A la hora de preparar el salmón, podemos optar por dorarlo en la sartén con mantequilla si nos apetece una buena bomba de relojería, o un chorrito de aceite de oliva en sustitución si nos parece demasiado. Una vez que lo tengamos más o menos hecho, es el momento de exprimir con las manos la media naranja para que coja el sabor dentro de la propia sartén. Salpimentamos, ¡y a comer pescado y fruta!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: